top of page

Los 10 principales errores que cometen los propietarios

Actualizado: 5 ago 2020

Evita estos inconvenientes de propietarios y administrador de propiedades y siéntete más seguro de tu inversión en el alquiler.


La gente entra en el negocio de los propietarios por muchas razones diferentes. Tal vez eres un "propietario accidental" que decidió alquilar su antigua casa, o obtuviste una propiedad a través de una herencia. O, tal vez investigaste diligentemente propiedades para la venta y elegiste comprar una (o más) como una fuente de ingresos extra. Independientemente de cómo o porqué entrantes en el negocio, ser propietario puede ser un esfuerzo rentable - o costoso si se tropieza con algunos obstáculos comunes.




Aquí hay 10 errores comunes que los propietarios cometen y las formas de evitarlos.


1. (No) Entender su mercado local

Probablemente has oído esa expresión sobre las tres palabras más importantes en los bienes raíces - "ubicación, ubicación, ubicación". Como propietario, eso significa encontrar una propiedad para alquiler en una zona deseable que pueda atraer a más inquilinos potenciales. Sólo porque el precio sea correcto no significa que la ubicación lo sea. Conoce el vecindario, incluyendo el acceso al transporte, las tiendas de comestibles, las características del área y los negocios. También significa conocer el mercado local, investigar los impuestos de la zona y determinar lo que puede cobrar por el alquiler, todo lo cual afecta el posible retorno de la inversión de la propiedad y te ayuda a predecir sus ingresos mensuales por alquiler.


2. (No) Entender cuál es tu objetivo

¡Tú objetivo es alquilar tu propiedad a un buen inquilino!!, sacar los estereotipos, no en quiénes crees que serían los inquilinos ideales o las características orientadas a un grupo específico. La conclusión es tratar y comunicarse con cada solicitante e inquilino de la misma manera.


3. (No) Poner su mejor pie de publicidad adelante

Al igual que los mejores anuncios de productos, usted querrá mostrar las mejores fotos de su propiedad. Puede valer la pena el gasto de tomar fotos o vídeos profesionales para que su propiedad luzca de lo mejor. También querrá una descripción claramente escrita, precisa y sin errores de la propiedad y sus bondades. Considere la posibilidad de contratar a un agente inmobiliario quien pueda darle el servicio completo y para llegar al mayor número posible de personas.


4. (No) Llevar a cabo una minuciosa investigación de los inquilinos

Aunque la rapidez es importante cuando vas a alquilar tu propiedad, siempre vas a querer cerrar con un inquilino calificado. Crea un proceso documentado y criterios para encontrar, seleccionar y verificar información de sus inquilinos. Pide a cada potencial inquilino que llene una solicitud, y verifica el historial de empleo y residencia. Es una buena idea realizar una verificación de los antecedentes del inquilino y hacer un informe de crédito del inquilino. Comprueba las referencias del propietario y confirme que los inquilinos han pagado el alquiler a tiempo a sus anteriores arrendadores.


5. (No) Completando el papeleo de arrendamiento preciso

Un contrato de arrendamiento sirve como un acuerdo legal y vinculante entre el inquilino y tu. Como tal, querrás asegurarte de que aborda a fondo las normas, políticas y procedimientos de resolución de conflictos para vivir en tu propiedad, y define claramente las responsabilidades del inquilino y del propietario. Recuerde poner todo por escrito: Un apretón de manos o un acuerdo verbal no se sostendrán en un juicio. Puede encontrar muchos contratos de alquiler genéricos online, también podrás solamente legalizar firmas en una notaría o hacer un contrato Expres/minuta, pero siempre deberás revisar los requisitos de alquiler específicos para tu propiedad e incorporarlos en su contrato de alquiler. Has que lo examine un abogado para asegurarse de que los términos protegen sus intereses y cumplen con todas las regulaciones.


6. (No) Conocer las responsabilidades del propietario

Conseguir “el inquilino” para tu propiedad es un logro. Pero, el trabajo no ha terminado. Como propietario, es tu trabajo cumplir con los términos del contrato de arrendamiento: Siempre estar al tanto de las condiciones de la propiedad, completar el mantenimiento preventivo regular y el mantenimiento general y responder rápidamente a las solicitudes. Asegúrese de que tu propiedad sea un lugar saludable y seguro para vivir, y mantente al día con los impuestos (predial, impuesto a la renta) e informes financieros de pagos del inquilino (pago mensual de renta al día, pago de mantenimiento, pago de arbitrios, entre otros). El descuido de los inquilinos y de tu propiedad puede resultar en el deterioro de su inmueble, decrecimiento de tu inversión y probablemente problemas en moras.


7. (No) Anticipar los costos de mantenimiento

Prepárate para la posibilidad de que tu propiedad no esté siempre ocupada. Si no puedes alquilarla de inmediato, ¿tiene suficiente dinero en efectivo para pagar la hipoteca, los servicios públicos y otros gastos de mantenimiento? El mantenimiento de una propiedad de alquiler conlleva gastos imprevistos, como daños y reparaciones inesperadas, y las facturas aún deben ser pagadas. Complete un análisis de flujo de caja y establece un presupuesto para que puedas cubrir estos costos potenciales, luego has un seguimiento de los gastos para asegurarte de que te mantienes en azul.


8. (No) Saber cuándo contratar a un profesional

Si vives en la zona, tú mismo podrías darte el tiempo de anunciar, mostrar, calificar y seleccionar a tu inquilino, con este trabajo puede maximizar tus ingresos por concepto de alquiler. Sin embargo, si no quieres tener tanta responsabilidad, puede ser mejor que contrates los servicios de un asesor inmobiliario profesional, quien en el solo hecho de responder rápidamente las solicitudes ya está optimizando el alquiler, además de todo el paquete de servicios que te puede ofrecer para que tenga un inquilino calificado y adecuado para tu propiedad.


9. (No) Administrar tu tiempo eficientemente

Para muchos propietarios, administrar una sola propiedad de inversión puede ser un trabajo de tiempo completo. Entre asegurar a un inquilino y llevar la contabilidad, debes entender que cualquier propiedad de inversión es un gran compromiso. No importa cuánto te guste lo que hagas, asegúrate de tomarte tiempo para ti mismo y crea una lista de personas en las que puedas confiar como respaldo. Tener una red de personas que puedan ayudar en un apuro es importante para el mantenimiento y la seguridad de su propiedad.


10. (No) Tratar su alquiler como un negocio

Como sea que te hayas conseguido en la propiedad, tu propiedad de alquiler es un negocio y una fuente de ingresos - y necesitas tratarlo de esa manera. Considere la posibilidad de utilizar un software de contabilidad o una hoja de cálculo para llevar un control exhaustivo de tus ingresos, gastos y, en última instancia, del rendimiento de la inversión. Documenta todos los procedimientos y comunicaciones con los solicitantes e inquilinos, y asegúrate de seguir los procedimientos.


Los propietarios exitosos aprovechan las habilidades de muchas áreas diferentes, incluyendo el servicio al cliente, la comercialización, la contabilidad y la reparación de viviendas. Reduzca los riesgos que conlleva ser propietario educándose y estableciendo una red de contactos con otros propietarios experimentados y profesionales relacionados.



22 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page